• LifeInStyle

  • Artículos de Interes

  • Relatos Eroticos

  • Kamasutra

  • Swingers

  • Sexualidad

  • Sex4lover en la Radio

Maid Service

HOTASS69 New Port Richey East, Florida, USA

(En el idioma original al terminar el relato en español)

Servicio de limpieza

Servicio de mucama Soy una mujer de 42 años con una maestría en Bio-Ciencias. Trabajé durante 20 años en un laboratorio médico en una importante universidad. Después de 20 años, ya había terminado con toda la basura que implicaba trabajar en un entorno profesional estresante, así que renuncié. Decidí que quería hacer algo por un tiempo con poco o ningún estrés, así que comencé mi propio negocio de limpieza. Al principio, me costó encontrar clientes. Estaba en un área metropolitana más grande, pero parecía ser difícil poner mi pie en la puerta, así que usé mi maestría y encontré una manera de promocionarme. Me compré uno de esos trajes cortos de sirvienta negra, me arreglé y tomé algunas fotos para publicar en los sitios web con mi anuncio. Como dije antes, tengo 42 años, pero me he cuidado bien a lo largo de los años. Mido 5’9 «de altura, 130 libras, con un cofre 36D. No me veo tan mal para una mujer de 42 años y pensé que me veía bastante bien con mi nuevo atuendo. Poco después de agregar las fotos a mis anuncios, comencé a recibir algunas solicitudes. Siempre me establezco para reunirme con mis nuevos clientes potenciales en un lugar público, para que ambos podamos conocernos y asegurarme de que sean normales. Conocí a algunos clientes potenciales que me di cuenta de que solo me estaban conociendo por las fotos en mi anuncio. Eran hombres que solo querían coquetear conmigo, incluso en la cafetería, pero comencé a agregar clientes reales que realmente querían que limpiaran sus casas. Empecé a trabajar en diferentes casas, y sí, me ponía mi traje de sirvienta para limpiar. Decidí que estaba en mis anuncios y que sería una forma de diferenciarme de otras señoras de la limpieza en el área. De vez en cuando recibía algunos comentarios sobre mi uniforme de clientes que pensaban que era agradable que me vestiera para el papel y que me viera bien con él. Disfruté los cumplidos. Un día, iba a la casa de un nuevo cliente y me puse mi ropa y salí. Conocí a la señora de la casa en el Starbuck’s local unos días antes y era una hermosa rubia de unos 30 años. Parecía normal y dijo que tanto ella como su esposo trabajaban desde su casa todos los días y tenían 2 hijos que estaban en la escuela durante el día. Simplemente no podían mantenerse al día con las tareas del hogar y les gustaría recibir ayuda. Esta era una historia típica que había escuchado antes, que la gente estaba ocupada y no podía mantenerse al día con las tareas del hogar. Este fue el primer hogar donde tanto el esposo como la esposa trabajaron desde casa durante el día, pero dijeron que solo estarían trabajando en su oficina y que yo podría entrar y limpiar. Llegué a eso de las 9 de la mañana y toqué el timbre y el esposo abrió. Me presenté y me invitó a pasar y dijo que me estaban esperando. Te lo diré ahora mismo, estaba CALIENTE. Estaba vestido con un par de pantalones cortos casuales y una camiseta que abrazaba los músculos debajo de ella. Probablemente medía 6’2” y pesaba 220 libras. Llevé mis provisiones adentro y comencé a limpiar. Tanto el esposo como la esposa trabajaban en su oficina la mayor parte del tiempo mientras yo limpiaba. La oficina estaba en el frente de la casa, justo al lado de la cocina y la sala de estar, donde inicialmente estaba limpiando. Estaba quitando el polvo a los muebles de la sala de estar, cuando me sobresaltó el marido que estaba detrás de mí y me preguntó si necesitaba un trago. Dije «Gracias, pero estaba bien en este momento». Cogió una bebida de la nevera y se dirigió de nuevo a la oficina. Me abría paso por la habitación y terminé cerca de las puertas de la oficina y pude escuchar a la pareja hablando en la oficina. Le estaba diciendo a su esposa que le encantaba el nuevo traje de sirvienta y que ella estaba muy buena con él. Me quedé asombrado cuando la esposa dijo: “Sí, me la comería”. Casi se me cae el plumero. Estaba nervioso y no sabía qué hacer, pero recuperé la compostura y comencé a barrer los pisos. Unos 10 minutos más tarde, cuando estaba terminando los pisos, la pareja salió de la oficina y dijo que era la hora del descanso y me ofreció un trago y me pidió que me sentara con ellos en el sofá y conversáramos y llegaríamos a conocernos. Me pasaron un agua y me senté en el sofá. Se acercaron y se sentaron a cada lado de mí. Después de escuchar su conversación antes, estaba un poco nervioso. La mujer salió directamente y simplemente dijo: «Somos swingers y creemos que estás muy CALIENTE con tu traje de sirvienta». Mi mandíbula debe haber caído al suelo. No dije nada y me quedé sentado allí. Su esposo se inclinó y puso su mano en mi pierna y plantó un beso en mis labios y no se detuvo. Fue bueno, realmente bueno. No pude evitar entrar y corresponder el beso. Podía sentir su mano frotando mi pierna debajo de mi falda corta mientras me inclinaba para besarme. En ese momento, pude sentir a la señora desabrochando mi ropa por detrás. Me aparté del beso y mi ropa cayó hacia adelante hasta mi cintura, dejando expuestos mis excitados pechos. Nunca usé sostén debajo de mi atuendo, solo una tanga negra con tacones altos negros. El esposo rápidamente se inclinó y comenzó a chupar mi seno derecho mientras la esposa trabajaba para quitarme la ropa. Mientras la esposa me quitaba el traje de sirvienta y lo tiraba al suelo, el marido me acostó en el sofá con mi pezón todavía en la boca. Ahora estaba acostada en el sofá con nada más que mi tanga negra y mis tacones negros de 4”. El esposo estaba acostado sobre mí chupando mi pezón derecho y la esposa comenzó a besarme. Realmente nunca había besado a una mujer antes de esto y fue agradable, tan suave. La esposa siguió besándome y el esposo lentamente se abrió camino por mi cuerpo hasta llegar a mi tanga. Lentamente enganchó sus dedos alrededor de cada lado y lo bajó de mis piernas y lo arrojó al suelo con mi traje de sirvienta. Ahora estaba desnuda en el sofá con los tacones puestos. La esposa la movió hacia abajo y comenzó a chupar mi pezón izquierdo mientras el esposo comenzó a subir por la parte interna de mi muslo. Abrí mis piernas y él llegó a mi túnel y comenzó a lamerme. Ya estaba tan mojado en este punto que estoy seguro de que no tuvo ningún problema con el acceso completo. Se sintió tan bien cuando chupó mi clítoris y lamió mi coño de arriba abajo. Me lamió hasta un orgasmo de gritos mientras la esposa me chupaba los senos. Después de mi orgasmo, estaba tan cansada y cansada que realmente necesitaba un descanso, pero eso no iba a suceder. La esposa se subió sobre mí y se sentó en mi cara con su coño justo sobre mi boca. Empecé a lamer y chupar, tal como me hubiera gustado que alguien hiciera conmigo. Estaba húmedo y dulce. En ese momento, sentí que el esposo se subía encima de mí y sentí que la cabeza de su pene presionaba los labios de mi vagina. Empujó lentamente hasta el fondo y tuve que alejarme de la esposa para poder respirar. Esto continuó por un tiempo, el esposo follando mi coño con su gloriosa polla de 8” y yo lamiendo y chupando el coño de su esposa. En un momento, ambos se estaban besando mientras él me follaba y yo le follaba con la lengua a su esposa. La respiración de ambos comenzó a hacerse pesada y el ritmo se aceleró. Podía escuchar al marido comenzar a jadear y sabía que estaba a punto de disparar un gran chorro de semen en lo profundo de mi coño. En el momento en que pude sentir que su pene comenzaba a dispararse y mi coño lo agarraba con fuerza, la esposa comenzó a derramar sus jugos por toda mi cara. Los 3 nos vinimos en segundos el uno del otro y todos colapsamos juntos en el sofá. Nos quedamos allí por unos minutos cuando ambos se levantaron y me dieron un beso y me dijeron gracias por el trabajo de hoy, puedes irte a casa ahora, pero nos gustaría programarte 2 veces por semana. Me levanté y agarré mi uniforme y les dije que ese horario me serviría. Me vestí, agarré mis cosas y salí. He estado limpiando sus desastres dos veces por semana durante los últimos 3 meses.


Maid Service

Maid Service I am a 42 year old woman with a master’s degree in Bio-Sciences. I worked for 20 years in a medical laboratory at a major university. After 20 years, I was just done with all of the crap that went with working in stressful, professional environment, so I quit. I decided I wanted to do something for a while with little to no stress, so I started my own cleaning business. At first, I struggled finding clients. I was in a larger metropolitan area, but it seemed to be difficult to get my foot in the door, so I used my master’s degree and found a way to market myself. I bought myself one of those short black maid outfits and dolled myself up and took some pictures to put out on the websites with my ad. Like I said earlier, I am 42 years old, but have taken good care of myself over the years. I am 5’9” tall, 130lbs, with a 36D chest. I don’t look too bad for a 42 year old woman and I thought I looked pretty good in my new outfit. Shortly after adding the photos to my ads, I started getting a few requests. I always setup to meet my potential new clients at a public location, so we could both meet each other and I could make sure they were normal. I met a few potential clients that I could tell were only meeting me because of my pictures on my ad. They were men that just wanted to hit on me, even at the coffee shop, but I did start adding real clients that actually wanted their houses cleaned. I started going on jobs at different houses, and yes I would wear my maid’s outfit to clean. I decided it was in my ads and it would be a way for me to differ myself from other cleaning ladies in the area. I would get a few comments about my uniform from clients now and then that thought it was nice that I dressed the part and that I looked good in it. I enjoyed the compliments. One day, I was going to a new client’s house and I put on my outfit and headed out. I had met the lady of the household at the local Starbuck’s a few days before and she was a beautiful 30 something year old blonde. She seemed normal and said that her and her husband both worked from their home every day and they had 2 children that were in school during the days. They just couldn’t keep up with the housework and would like some help. This was a typical story that I had heard before, that people were busy and couldn’t keep up with the housework. This was the first household where both the husband and wife worked from home during the day, but they said they would just be working in their office and I could come in and clean. I got there at about 9am in the morning and rang the doorbell and the husband answered. I introduced myself and he invited me in and said they were expecting me. I’ll tell you right now, he was HOT. He was dressed in a pair of casual shorts and a t-shirt that hugged the muscles under it. He was probably 6’2” and 220lbs. I brought my supplies inside and started to clean. Both the husband and wife were working in their office most of the time as I was cleaning. The office was in the front of the house, just off the kitchen and living areas, where I was initially cleaning. I was dusting the furniture in the living room, when I was startled by the husband behind me who asked if I needed a drink. I said “Thank You, but I was ok right now”. He grabbed a drink out of the fridge and headed back to the office. I was working my way around the room and ended up near the doors to the office and I could hear the couple talking in the office. He was telling his wife that he loved the new maid’s outfit and she was pretty hot in it. I was amazed when the wife said, “Yah, I’d go down on her”. I almost dropped my duster. I was flustered and not sure what to do, but I regained my composure and started sweeping the floors. About 10 minutes later, when I was just finishing the floors, the couple came out of the office and said it was break time and offered me a drink and asked me to sit down with them on the couch and talk and we’d get to know each other. They handed me a water and I sat on the couch. They came over and sat on each side of me. After hearing their conversation earlier, I was a bit nervous. The woman came straight out and just said, “We are swingers and we think you are very HOT in your maid outfit”. My jaw must have dropped to the floor. I didn’t say anything and just sat there. Her husband leaned over and put his hand on my leg and planted a kiss on my lips and he didn’t stop. It was good, really good. I couldn’t help but get into it and reciprocate the kiss. I could feel his hand rubbing up my leg under my short skirt as I leaned into the kiss. About that time, I could feel the Mrs unzipping my outfit from behind. I pulled away from the kiss and my outfit fell forward down to my waist, leaving my excited breasts exposed. I never wore a bra under my outfit, only a black thong with black high heels. The husband quickly leaned down and started sucking my right breast as the wife worked to pull my outfit off of me. As the wife pulled off my maid outfit and threw it on the floor, the husband laid me down on the couch with my nipple still in his mouth. I was now lying on the couch with nothing but my black thong and 4” black heels on. The husband was lying on me sucking my right nipple and the wife started kissing me. I had never really kissed a woman before this and it was nice, so soft. The wife kept kissing me and the husband slowly worked his way down my body until he got to my thong. He slowly hooked his fingers around each side and pulled it down off my legs and tossed it on the floor with my maid’s outfit. I was now naked on the couch with my heels on. The wife worked her was down and started sucking my left nipple while the husband started working his way up my inner thigh. I spread my legs and he got to my tunnel and started licking me. I was already so wet at this point that I’m sure he had no problem with full access. It felt so good as he sucked my clit and licked up and down my pussy. He licked me to a screaming orgasm as the wife sucked my breasts. After my orgasm, I was so hot and exhausted I really needed a break, but that wasn’t going to happen. The wife climbed on me and sat on my face with her pussy right over my mouth. I started licking and sucking, just as I would have wanted someone to do to me. It was wet and sweet. About that time, I felt the husband climb on top of me and I felt the head of his penis pressure my pussy lips. He slowly pushed all the way in and I had to pull away from the wife, so I could breathe. This went on for a while, the husband fucking my pussy with his glorious 8” cock and me licking and sucking his wife’s pussy. At one point, they were both kissing each other as he fucked me and I tongue fucked his wife. The breathing started getting heavy from both of them and the pace picked up. I could hear the husband start panting and new he was about to shoot a big stream of cum deep in my pussy. About the time I could feel his penis start shooting and my pussy grab him tight, the wife started gushing her juices all over my face. We all 3 came within seconds of each other and all collapsed together on the couch. We laid there for a few minutes when they both got up and gave me a kiss and said thanks for the work today, you may head home now, but we’d like to schedule you for 2 times a week. I got up and grabbed my uniform and told them that schedule would work for me. I got dressed, grabbed my stuff and headed out. I have been cleaning up their messes twice a week now for the last 3 months.


Cada Relato es una experiencia sexual propia, por lo que dejamos el idioma original de cada perfil del concursante en la parte final del relato traducido al español.

Los Relatos están firmados por sus propios autores y no demeritamos su creación por lo que anteponemos siempre el nombre del perfil.

Todos los relatos son propiedad de SDC, la mejor página en el mundo sobre contactos swinger y agradecemos que nos den el permiso de publicarlos.

Si deseas conocer al perfil que escribió éste relato, suscríbete a SDC haciendo click aqui o en el banner inferior; una vez suscrito busca el perfil de cada concursante y muéstrale tu gusto por su escritura escribiéndole un mensaje de apoyo.

Agradecemos a SDC por su apoyo y su permiso otorgado para la publicación de éste relatos aquí mostrado.

Envía tus comentarios al perfil o profile que escribió éste relato, MUESTRALE TU APOYO haciendo click aquí

SUSCRIBIRTE A LA MEJOR WEBPAGE DE SWINGERS:

Solo haz click en la imagen de abajo o copia y pega el siguiente link:

https://www.sdc.com/?ref=5622

Sex4lover.mx surgió del CRE Club de Relatos Eróticos creado en 1993 para llegar a ser en sus casi 15 años de vida el principal sitio hispano en internet sobre relatos eróticos, con miles de textos organizados por categorías, siendo el acceso y la publicación de los relatos totalmente gratuita.

Aquí en Sex4lover.mx encontraras es ésta sección los relatos publicados en SDC en sus diferentes concursos

En esta sección Sex4lover.mx te ofrece relatos eróticos que podrás leer libremente del perfil dentro de SDC y quien los escribe, por lo que los invitamos a escribir sus propios relatos eróticos y participar en los diferentes concursos que tiene SDC. si lo deseas como Sex4lover.mx cuenta con ayuda profesional podemos brindarte la asesoría y alternativas a los posibles problemas que se te presenten al escribirlos con el fin de otorgar a los lectores de SDC un rato agradable y de fantasía sexual y erótica.

El contenido de los relatos disponibles en esta sección son propiedad de SDC, no nos responsabilizamos de los mismos. Tampoco de su forma, nombres o referencias utilizadas para su composición.

El contenido de los relatos disponibles en esta web es propiedad de sus autores, no nos responsabilizamos de los mismos. Tampoco de su forma, nombres o referencias utilizadas para su composición.

Todos los relatos son considerados como ficticios y los hechos relatados en los mismos tienen la misma validez y consideración que hechos relatados o mostrados en literatura tradicional, TV, o cine aún y cuando se especifique «basado en hechos reales», etc. Si tiene cualquier problema con un relato publicado, puede ponerse en contacto con nosotros para que revisemos su contenido y editarlo o eliminarlo si se considera oportuno.